Por los Mares de la Dama

El presente volumen está formado por una selección de mis poemas inéditos escritos durante el lapso comprendido entre 1970 y 1975.

Durante los últimos cinco años mi obra ha
sufrido una curiosa evolución, expandiéndose en direcciones diversas, como si deseara realizar una sí?ntesis de experiencias en un haz de formulas y significados que a primera vista podrí?an parecer contradictorios. Desde mis preocupaciones por el contorno fí?sico, histórico y social, que parten de ?Los cantos de la Frontera? y se extienden hasta la serie agrupada bajo el tí?tulo genérico de ?visiones de la Tierra?, he trabajado con las resonancias más amplias y ricas del lenguaje, en un intento de ganar terrenos ví?rgenes a mi expresión. Constantes y nuevos reajustes me han llevado, en rumbo vertiginoso, a una poesí?a de la imagen, más realista y vital, abierta a las exigencias mentales y espirituales del hombre moderno y que ha desembocado, necesariamente, en una integración de contenidos y de técnicas (literarias, musicales o pictóricas, no deben alarmar las procedencia si las trasposiciones se efectúan en un plano convincente de la comunicación) a la que he bautizado con el nombre de Pluralismo.
Se dan, pues, a lo largo del libro, muestras de los antecedentes inmediatos de esta nueva modalidad poética que ha quedado expuesta plenamente en ?Con el Tambor de las Islas?, libro clave de lo que significa para mí? el concepto de pluralidad y que representa la expansión de mi última etapa la mas diferenciada de todas.

Debo explicar que las partes del libro no indican separación estricta por épocas. La naturaleza compensadora, fluente y casi circular, del proceso creativo no permite la utilización de tales compartimientos estancos. En cuanto a mí?, debo decir que no he cerrado nunca por propia decisión ninguna de mis etapas, aunque las haya ido dejando atrás. Es asi como han vuelto siempre, aún dentro de mi poesí?a plural, temas y procedimientos que jamás me han abandonado del todo y que reclaman a cada paso una constante actualización de sus medios expresivos.

Cierta crí?tica ocasional creyó que el Pluralismo constituí?a una negación a las demás corrientes expuestas hasta ahora en mi poesí?a, sin contar con que la misma condición de pluralidad las amparaba. Por supuesto, esa crí?tica no podí?a entender que lo propuesto por mí? no era una resta, sino la suma paulatina y eficaz de unas libertades que habí?an caí?do, cada una por su lado y sin la asistencia de las otras, en la esclavitud de una nueva retorica. El que yo escribiera ?A la luz del las Crónicas ? y ?Por los mares de la Dama ?, entre otros poemas, simultáneamente o con posterioridad a algunos pluralemas, no iba a constituir, por ende, traición a las nuevas rutas emprendidas. Era solo una prueba de que el pase de uno a otro sistema no se producí?a de manera tajante, sino de acuerdo a un lento proceso de acomodación en el que ambos procuraban auxiliarse.

Insisto en el hecho de que el la ordenación del presente libro se a atendido más a las afinidades temáticas que a la cronologí?a, quedando esta, en los casos necesarios, supeditada a aquellas. A pesar de lo cual los interesados en mi poesí?a podrán orientarse fácilmente en el dramático proceso de sus cambios.

M.R.